¿Cómo legalizar mis depósitos de aire y aparatos a presión?

Si tienes una instalación con depósitos, tuberías o similares, deberías revisar si cumple con el Reglamento, ya que todo elemento sometido a una presión máxima admisible superior a 0,5 bar es, por definición, un equipo a presión.

En este post te ayudaremos a dar los primeros pasos para identificar cuáles son los equipos a presión que necesitan ajustarse a dicho Reglamento y para poder legalizarlos.

Ten en cuenta que de ello dependen las inspecciones técnicas periódicas, las revisiones, las reparaciones y la documentación de tus equipos a presión.

 


1. Reglamento de los equipos a presión.

Los equipos a presión y su legislación los regula el estado español por el Reglamento de Equipos a Presión (REP). En él, se especifican las responsabilidades respecto a la aplicación del mismo e indica qué equipos deben legalizarse.

Si quieres obtener una información aún más detallada te aconsejamos que descargues nuestra Guía de la norma para Equipos a Presión. En ella te explicamos con precisión cada parte del proceso y te aconsejamos con tablas de inspección y categorización y diagramas de análisis, entre otros.

De momento, y antes de entrar en tanto detalle, vamos a centrarnos en los primeros pasos y en lo que debes prestar atención.

 


2. ¿Cuáles deben cumplir el Reglamento?.

Como hemos comentado al inicio de este post, cualquier elemento sometido a una presión máxima admisible superior a 0,5 bar es un equipo a presión.

Enumeremos cuáles son los equipos a presión que quedan excluidos y cuáles los incluidos en el Reglamento y deben, por lo tanto, cumplir con dicho reglamento.

• Equipos a presión incluidos en el Reglamento:

– Sistemas de aire a presión.
Compresores, filtros, secadores, depósitos pulmón, colectores, tuberías,… .
– Equipos de líneas de procesos.
Intercambiadores, reactores, depósitos, acumuladores,… .
– Recipientes a presiones simples.
– Recipientes a presiones transportables.
Compresores compactos móviles, acumuladores transportables,… . 

• Equipos a presión excluidos en el Reglamento:

– Equipos a presión con reglamentación de seguridad específica.
– Redes de tuberías de agua fría.
– Redes de tuberías de combustibles líquidos o gaseosos.
– Redes de agua contra incendios.
– Redes de conducción de agua motriz en hidroeléctricas.


3. ¿Cómo los legalizo y qué obligaciones tengo?.

Lo primero que debes saber es que, si tu equipo a presión tiene las características indicadas para formar parte de los equipos que deben cumplir la normativa del REP, debes dar de alta los equipos, tanto si se trata de una unidad como un sistema de aire comprimido.

«Nota: Debes dirigirte a la Delegación Territorial de Industria para empezar con los trámites»

Para la legalización de los equipos de presión o la instalación de los mismos ten a mano la siguiente documentación:

– El proyecto de memoria técnica.
– La documentación de los equipos.
– El registro o alta de los equipos frente a la Delegación Territorial de Industria en la Oficina de Gestión Empresarial (OGE) de tu comunidad autónoma.

Una vez legalizado y con el correspondiente API / EPI deberemos colocar la placa de instalación en el equipo.

«Nota: Recuerda que es obligación del usuario final el mantenimiento mediante revisiones y la realización de Inspecciones Técnicas.»

Como siempre, nosotros te aconsejamos que acudas a un experto para realizar todos estos trámites y el papeleo, pero con la información básica que te hemos proporcionado puedes empezar a informarte y dar los primeros pasos.

En Daunis encontrarás todas las respuestas a cualquier duda respecto a tus equipos a presión.

 


 

Publicado el Categorías Aire comprimido y Compresores, Industria
Utilizamos cookies para personalizar tu experiencia. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información.