¿Qué hacer cuando se para el compresor por alta temperatura?

El calentamiento excesivo de un compresor es uno de los problemas con los que nos podemos encontrar con más frecuencia.

Para que nuestros compresores tengan una vida útil más larga y duradera es importante realizar un mantenimiento constante de los equipos, pero no sería la primera vez que, incluso llevando un exhaustivo control, se produce un sobrecalentamiento del compresor.

Las consecuencias ya las conocemos, el aceite pierde su viscosidad, las partes móviles no lubrican adecuadamente, el desgaste intenso que provoca o la carbonización del aceite entre otros.

En este post vamos a guiarte para que, en caso de que la alarma de temperatura se encienda, sepas cómo actuar de forma rápida y efectiva dando los pasos adecuados.

Vamos a empezar con unos consejos prácticos. Si te encuentras ahora mismo con el dilema y necesitas soluciones rápidas, en el siguiente capítulo te indicamos de forma sintetizada los pasos a dar.

¿Qué pasos seguir cuando se enciende la alarma?

Si la alarma de tu compresor se ha encendido debes tener claros una serie de pasos a seguir:

  • Enclavar el paro de emergencia.
  • No mezclar distintos aceites.
  • Tener cuidado con las superficies calientes.
  • Despresurizar los equipos a presión.

 

 

¿Qué hacer cuando se para el compresor por alta temperatura?

Tanto si se trata de un compresor como de un gran equipo de compresores, cuando se paran por alta temperatura se deben seguir unas pautas determinadas.

Sigue el listado que te mostramos a continuación y comprueba que tu instalación cumple con todos los requisitos para su buen funcionamiento.

1. Comprobar el paso de aire.

Comprueba que no hay nada que pueda estar obstruyendo el paso de aire en la entrada y/o salida del circuito de ventilación de tu equipo.

Si lleva malla filtrante comprueba que se encuentra completamente fija.

 

2. Limpiar los radiadores

Otra de las comprobaciones que debes realizar es averiguar si los radiadores se encuentran limpios.

En el caso de que estén sucios sigue estos pasos:

  • Enclavar el pulsador de paro de emergencia y, en caso de duda, cortar el suministro eléctrico de la máquina, liberándola de la presión de red como medida de seguridad.
  • Limpiar el radiador con aire a presión. Procura evitar el contacto directo para no deformar o deteriorar las celdas del radiador.
  • Insistir hasta dejar el radiador limpio. Preferiblemente, sopla el radiador desde el interior al exterior.

 

3. Verificar el nivel de aceite.

Verifica que el nivel de aceite es el correcto.

En caso de que el nivel sea demasiado bajo sigue los siguientes pasos:

  • Consignar el equipo desconectando la alimentación eléctrica y cerrar la válvula de descarga a línea. Liberaremos la presión de red como medida de seguridad.
  • Comprobar que no existen fugas de aceite y que la bancada o base del compresor se encuentre limpio.
  • Rellenar el nivel de refrigerante hasta que el visor esté lleno.

 

4. Resetear el aviso de alarma.

Resetea el aviso de alarma desde el controlador del compresor y arráncalo para comprobar su funcionamiento.

Si la temperatura se mantiene estable (entre 80 y 95º) quedaría el problema solventado.

 

¿Y si el problema persiste?

Si el problema persiste precisarás de asistencia técnica, para determinar el motivo de la anomalía y corregir el fallo.

En Daunis, sin ir más lejos, ponemos nuestra experiencia en aire comprimido a tu servicio. Llevamos más de 35 años trabajando con compresores y equipos relacionados.

No dudes en consultar más información sobre los servicios de Daunis y te asesoraremos con las soluciones que mejor se adapten a ti a tus instalaciones.

 

Publicado el Categorías Industria
Utilizamos cookies para personalizar tu experiencia. Si sigues navegando estarás aceptando su uso. Más información.